Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Las anécdotas bajo el tablero del SUB-2200 FRIGAN
#1
Las anécdotas bajo el tablero del SUB-2200 FRIGAN

En la 4ª edición del Internacional Sub-2200 Frigan se podría decir que todo ha sido correcto, en cuanto a participación y organización. Difícil mejorar en próximas ediciones lo ocurrido en este torneo.

A vista de participantes y acompañantes prácticamente todo perfecto, prueba de ello son las infinidad de felicitaciones recibidas y que siguen recibiendo pasados ya varios días, tanto de conocidos como desconocidos, de los que han recibido premio como de los que no.

Pero siempre hay pelusilla, en este caso en forma de anécdotas que han ocurrido y que salvo para la organización e implicados, nadie tiene constancia de ellas. Son anécdotas de poca importancia pero curiosas, comunes en estos eventos, pero que en este caso sucedieron en ese torneo.

Lo anecdótico es el caso, no el quien. 

1ª. Lo más normal es que un jugador quiera tener el máximo de puntos posibles, de hecho y para no quedar descolgado el que no pudiese asistir a alguna ronda se le otorgaba  0,5 puntos bye. Y he aquí la cuestión anecdótica de que un jugador pidiese que no se le otorgase esa puntuación, que no quería tener puntos  (me refiero a los puntos de byes) lo más normal es lo contrario. 
No se aceptó la petición ya que eso podría adulterar la competición al no ser igualitario para todos.

2ª Jugador que deja las maletas en la habitación (ésta debe abandonarse antes de las 12:00 horas), a las 15:00 horas aproximadamente intenta sacarlas, el hotel se niega a entregárselas sin abonar la cuantía de 20 €. El hotel alega que no ha podido, debido a este hecho, arreglar la habitación y gente que debería entrar a esa hora no ha podido hacerlo. Lógica y normal la situación y explicación del hotel. Los despistes del día a día se pagan al igual que en una partida de ajedrez.

3ª Foto de entrada al comedor voluntaria, para publicitar el evento se suponía. Nada más lejos de la realidad, la dichosa foto costaba 25€ a la mañana siguiente (aunque no se explicó de forma muy clara dando a entender otra cosa, en realidad era la típica foto que te venden a la entrada de lugares turísticos)

4ª Es normal que en un torneo se pierda alguna pieza, lo que no es tan normal es que todas las piezas que se perdieran fuesen alfiles. De todos es conocido que una de las piezas que más se estropean son los alfiles, suele romperse el apéndice superior de la mitra del alfil.
Seguro que fue una casualidad o tal vez alguien tenía varios alfiles desmembrados Smile.

5ª Rápido como el rayo un jugador de otra mesa explicó una jugada en una partida en juego, mientras el árbitro atendía la reclamación, creyendo el jugador que esta había terminado. Tan rápida y clara fue dicha intervención que ni a árbitro ni jugadores les dio tiempo a reaccionar para evitar la intromisión.

6ª Justo unos minutos antes de la entrega de premios, revisando los trofeos, faltaba una placa, concretamente la del subcampeón, con la certeza de que cuando llegó si la tenía, solo quedaba una explicación, se había despegado y debería estar dentro de la caja donde venía. Pues manos a la obra, se moviliza toda la organización y cada miembro con un lote de cajas a probar suerte. Y como el torneo estaba bendecido y nada podía salir mal, en la segunda caja que se abrió (menos mal que no se habían tirado) apareció como si estuviese esperando a que fuesen a por ella.

7ª Al igual que hace poco cuando un jugador se presentó a jugar un torneo en día correcto pero con un mes de antelación, en este caso han llamado para apuntarse días después de terminar el evento. 
Dejar las cosas para última hora trae estas cosas.

8ª Un jugador le pregunta a su rival como se llama para anotarlo en la planilla, le contesta que Benito. A la hora de llegar la planilla a la mesa arbitral llego con el nombre de Bonico, aunque la entrego Benito Smile

Cuando vaya a la pescadería ¿con que nombre pedirá el bonito?
Responder